Es cuestión de humanidad

Precisamente por eso, por su humanidad, y por su actitud y actividad humanitaria, es por lo que el cocinero español José Andrés acaba de ser propuesto para Premio Nobel de la Paz.

Afincado en Estados Unidos, gestionando y dando vida a un prestigioso restaurante en Washington, este acreditado cocinero se ha hecho un hueco importante en la sociedad americana a la que, con frecuencia, él también recuerda que fue inmigrante.

José Andrés (foto: 20 minutos)

A la espera de lo que decida la academia sueca, nos complace mientras tanto recordar su estancia de varios días, en octubre de 2007, en las habitaciones de nuestro hotel en donde nos dejó un excelente recuerdo, muy especialmente entre el personal de la cocina con quienes no dudó en compartir su tiempo y sus conocimientos.

Lo dicho… es cuestión de humanidad.