¡Conozca San Fermín con nuestra ruta!

Una visita guiada con la que viajará al origen de las fiestas de la mano de Fernando Hualde

Habitaciones Históricas

Estancias dedicadas a personajes como Víctor Eusa, Hemingway, Pablo Sarasate, Orson Welles o Manolete

Suite 201 Hemingway

El mejor embajador de las fiestas de San Fermín cuenta con una Suite personalizada que se conserva tal y como él la conoció.

El placer de un buen desayuno servido en mesa

Disfrute de la calma de nuestros desayunos "La Perla" o "El Continental"

El Salón La Perla

Podrá descansar y disfrutar de la colección de libros firmados por nuestros huéspedes

Ya falta menos

La situación que nos está tocando vivir no necesita presentación, se habla de ella en abundancia y la sobrellevamos como mejor podemos. Una epidemia, que es pandemia non grata, se nos ha colado en nuestra historia sin haberle invitado a ello.

Los hoteles, por su propia naturaleza, no están diseñados para estar cerrados...En España a los hoteles que ya tienen unos cuantos años les tocó vivir una guerra, una guerra entre hermanos, una guerra que, como todas, trajo desastrosas consecuencias. Muchos, contra natura, tuvieron que cerrar entonces sus puertas.



Los hoteles que hoy han superado el siglo de vida conocieron la penúltima pandemia que vivió el mundo, precisamente con origen en China (otros, los menos, dicen que en Francia); entre 1918 y 1920 la “gripe española” se llevó entonces la vida de casi 50 millones de personas. De ellas 300.000 en España (en Navarra fallecieron 4.000 personas).
Y son muy pocos, tan solo dos, los hoteles en España, de los actuales, que vivieron y superaron la pandemia de cólera “morbo asiático” en 1885, que se saldó con 120.000 fallecidos en España (en Navarra 3.261 fallecidos). No está claro en qué país se originó, pero sí que se sabe que entró a Europa por Italia.
Precisamente el Gran Hotel La Perla, inaugurado en Pamplona en 1881, es uno de esos dos hoteles que ha vivido y superado una guerra y dos pandemias (no contamos la del VIH). Afronta ahora la tercera pandemia de su historia, la del COVID-19 (Coronavirus), y lo hace cerrando por vez primera sus puertas.
El cierre de las puertas de este hotel hasta ahora había sido por reformas en el establecimiento (1887, 1933, 1951 y 2005; y parcialmente en 1955), o a causa de las obras de construcción del parking de la Plaza del Castillo (inviernos de 2001, 2002 y 2003).

Hemos cerrado ahora las puertas en un momento difícil, dejando delante una ciudad con sus calles y plazas desiertas, una ciudad aislada, obligadamente encerrada en sus casas; y con ella lo hace toda España, Francia, Italia, Bélgica… y muchos más países de los cinco continentes.


El panorama no es bonito precisamente. Pero la experiencia vivida en los siglos XIX y XX nos dice que saldremos adelante, que el impacto va a ser fuerte, sí, pero que saldremos fortalecidos de él. Nosotros damos fe de que se puede salir. Toca ahora quedarse en casa, por responsabilidad y porque esa es la mejor manera de ayudar a que esto pase cuanto antes.

Y pronto, ese es nuestro deseo, abriremos de nuevo nuestras puertas celebrando la superación y la normalidad; y estaremos esperándole a usted, agradecidos por su comprensión y por haber sabido aplazar su estancia en Pamplona.


Vídeo 601 Producciones-Pamplona

Y recuerde que como dice este vídeo que les dejamos de las calles vacías de la ciudad de Pamplona...¡Falte lo que falte, ya falta menos!

Mucho ánimo a todos.
Hasta pronto.
 

Texto: Fernando Hualde, historiador del Gran Hotel La Perla

Queridos huéspedes y amigos

Queridos huéspedes y amigos,
En nuestros casi 140 años de andadura, nos hemos enfrentado a infinidad de situaciones complicadas, pero es la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 la que nos aboca inexorablemente al cierre de nuestro establecimiento. Cerramos por fuerza mayor siguiendo la orden del Ministerio de Sanidad. Nuestra vocación de servicio y compromiso hace que hayamos cumplido, como lo hemos hecho siempre a lo largo de nuestra historia, con nuestra principal obligación, que no es otra, que atender a nuestros huéspedes hasta el último momento. Siempre nuestra hospitalidad ha sido sincera.
Desde este momento, ponemos esta casa a disposición de nuestras autoridades sanitarias, para cualquier necesidad con la que podamos colaborar o ayudar. Hemos sobrevivido desde 1881 a guerras, epidemias y crisis que nos ha tocado vivir. Y si ha sido así, es porque nunca hemos perdido el coraje y la esperanza para poder hacerlo. Son momentos para aplicar la templanza, y sobre todo la grandeza. Nuestro fundador Miguel Erro, mi bisabuelo, en el año 1885 cuando llego la epidemia del cólera a Pamplona, no cerró las puertas de lo que entonces era la fonda La Perla, para acoger, ayudar y proteger a todas las personas que quisieron alojarse en ella. Su espíritu hospitalario hizo que contrajera la enfermedad, y muriera con 45 años el día 31 de julio.
Agradecemos desde aquí la incesante labor que realiza a diario todo el personal sanitario de los hospitales y que nos dan la esperanza que necesitamos en estos días, llenos de tristeza e incertidumbre. Pero si algo tenemos muy claro es que en la Plaza del Castillo volverá a brillar el sol y a retumbar el bullicio de su gente, volveremos con la fuerza necesaria para luchar por un futuro que solo podremos escribir juntos.
También aprovecho para recordar y agradecer a todas las personas que a lo largo de estos 139 años han hecho posible que hoy podamos contarlo de esta manera. Detrás de cualquier empresa hay personas dedicadas a su trabajo en cuerpo y alma, cansadas, sacrificadas y que dan todo por ella. Hay muchas manos y muchos corazones unidos con un mismo objetivo. Pues bien, agradecer a todos y cada uno de los trabajadores que a lo largo de la historia de La Perla, aunque solamente lo hayan hecho por unas horas, han conseguido con su esfuerzo que hoy estemos aquí. Animo a que esto sirva de ejemplo para conseguir entre todos, unidos, superar estos momentos tan difíciles. Ojalá que lo superemos lo antes posible, y con el menor daño.
Por último, recordarles que seguiremos atendiendo sus reservas, peticiones o dudas a través de la web http://www.granhotellaperla.com, por teléfono (948 22 30 00) y en el e-mail reservas@granhotellaperla.com. Además, continuaremos compartiendo en las redes sociales nuestra historia para que les acompañe en sus hogares.
Todo mi apoyo y esperando verles pronto en el hotel,

Rafael Moreno Arocena,
Director Gran Hotel La Perla


Temple y coraje femenino

HABITACIÓN 506

El 5 de junio de 1881 el matrimonio formado por Miguel Erro y Teresa Graz abrían en la pamplonesa Plaza del Castillo lo que entonces se denominó “Fonda La Perla”. Lo último que en aquél momento sospechaba aquél matrimonio es que su negocio, lejos de llevar una vida efímera como tantos otros de su época, iba a llegar a conocer el siglo XXI.




La epidemia de cólera de 1885 intentó trastocar la trayectoria de este establecimiento acabando con la vida de Miguel Erro; pero estaba claro que La Perla estaba cimentada sobre roca, y aquella mujer viuda, Teresa Graz, lejos de asustarse ante el futuro que tenía delante, se armó de valor y se puso al frente del negocio, inconcebible este hecho en una sociedad como aquella de finales del XIX, tan poco acostumbrada a las mujeres empresario.



Ella, con paso firme y seguro, sentó las sólidas bases de este establecimiento hotelero, incluso lo lideró durante cuatro décadas.