¡Conozca San Fermín con nuestra ruta!

Una visita guiada con la que viajará al origen de las fiestas de la mano de Fernando Hualde

Habitaciones Históricas

Estancias dedicadas a personajes como Víctor Eusa, Hemingway, Pablo Sarasate, Orson Welles o Manolete

Suite 201 Hemingway

El mejor embajador de las fiestas de San Fermín cuenta con una Suite personalizada que se conserva tal y como él la conoció.

El placer de un buen desayuno servido en mesa

Disfrute de la calma de nuestros desayunos "La Perla" o "El Continental"

El Salón La Perla

Podrá descansar y disfrutar de la colección de libros firmados por nuestros huéspedes

Un balcón de lujo para ver los encierros


La calle Estafeta es una de las calles más famosas internacionalmente gracias a los encierros de San Fermín que se celebran cada año en Pamplona. El resto del año, como pueden comprobar en la fotografía, es una calle muy visitada por turistas y en la que la gente aprovecha para pasear o degustar pinchos en los numerosos bares que hay. Se transforma completamente del 6 al 14 de Julio y se convierte en una calle llena de expectación. 

250 metros de recorrido que comienzan en la también conocida curva de Mercaderes y finalizan en el tramo de Telefónica. Es una calle con un 2% de pendiente y generalmente suele ser de un ritmo lento por lo que permite vivir momentos de gran peligro y emoción ya que los mozos aprovechan para ponerse delante de las astas de los toros. Todos nuestros huéspedes que han vivido la experiencia la recomiendan porque es algo, que a pesar de durar unos instantes, no se olvida nunca.

Si quiere alquilar uno de nuestros balcones de la calle Estafeta y vivir estas increíbles fiestas puede realizar su reserva en el mail reservas@granhotellaperla.com o preguntar por Rubén el teléfono 948 223 000.



A continuación en este vídeo podrán ver a cámara lenta la emoción que se vive desde uno de los balcones de nuestro hotel en los encierros de San Fermín.


Los 50 mejores hoteles de España


Para todos los gustos. Elegantes y coquetos hoteles de ciudad, castillos en lo alto de las montañas o casas rurales en pueblos con encanto. The Telegraph recoge en su diario online británico los 50 mejores hoteles de España después de una exhaustiva selección que han llevado a cabo expertos viajeros del diario. Todos los establecimientos que recomiendan los han visitado y conocido de cerca, por lo que han podido vivir la experiencia de sus huéspedes de forma directa y personal.

Algunos de ellos son modernos y de reciente creación y otros llevan décadas o como en nuestro caso, siglos abiertos, pero todos conservan algo especial que hace de España un destino turístico muy variado y rico, acogedor e irresistible.

Puede consultar toda la lista a continuación: https://goo.gl/SxWPUh

Hace unos meses reconocían en su diario online al Gran Hotel La Perla como un hotel que merece la pena ser visitado. Artículo "Destinos": https://goo.gl/fvFgza








Nos visita Juan Diego Flórez

El pasado 10 de Junio actuó el tenor Juan Diego Flórez en Pamplona y ofreció en Baluarte un espectaculo junto a Vincenzo Scalera al piano. Lleno absoluto y éxito rotundo. Ambos firmaron en el Libro de Honor


Fotos: Baluarte

A continuación les dejamos las palabras del crítico musical, Juan Ángel Vela del Campo, sobre el artista y la obra que expuso en Baluarte que fueron recogidas en el programa de mano.


"Ha transcurrido ya casi una década desde que, con motivo de un recital de Juan Diego Flórez en Pamplona —justamente aquí, en Baluarte—, escribí unas notas al programa muy particulares sobre lo que el tenor iba a cantar ese día. En realidad, más que un análisis propiamente dicho de las obras, reflejaba el pensamiento de Juan Diego Flórez sobre las mismas, producto de una conversación amigable que mantuvimos en un restaurante peruano en vísperas del concierto. Así, entre tiraditos y causas limeñas, divagamos sobre Bellini, Rossini o Donizetti, para culminar en el último pisco-sour con una frase de Juan Diego que da mucho que pensar: “Cuando llegas a entender que el canto es aire, es cuando comienzas a cantar bien”. Así que para no romper la armonía —en este caso gastronómica— he ido a comer a un restaurante peruano antes de comenzar a escribir estas líneas para ver si entre ceviches y anticuchos me venía una ráfaga de inspiración literaria. Había, en cualquier caso, para este cometido una diferencia fundamental respecto a la situación anterior y es que Juan Diego no estaba en la mesa. Daremos, pues, el protagonismo a los recuerdos o, expresado de una forma más elegante, a la memoria afectiva.  

Conozco a Juan Diego desde hace muchos años y nuestras  complicidades no se limitan a lo gastronómico, por mucho que tengamos una larga historia de comidas juntos en restaurantes, txokos o casas particulares de Perú, Italia y hasta en el mismísimo El Bulli antes de que cerrara. Aunque pensándolo mejor nos une más la alargada sombra de Rossini que los platos más sofisticados. No hay remedio para combatir esta atracción fatal. Rossini es mucho Rossini y Juan Diego es un rossiniano hasta las cejas. Luminoso, brillante, sigue al pie de la letra la filosofía básica del canto rossiniano: melodía sencilla, ritmo claro, fraseo nítido, timbre cálido. En Pésaro, lugar natal del compositor, a orillas del Adriático, celebraron por todo lo alto el pasado verano los 20 años de vinculación de Flórez con el Festival anual dedicado allí a Rossini. 20 años, se dice pronto, desde aquella ya lejana participación en Matilde di Shabran. En Pésaro ha instalado el cantante peruano su domicilio. Cómo no. Hay que estar lo más cerca posible de los ecos que sigue proyectando en su tierra el autor de El barbero de Sevilla o La Cenerentola. No es ninguna casualidad que a Pésaro se desplazó en vísperas de su fallecimiento —ay, dolor— el pasado marzo otro rossiniano de postín: el inolvidable musicólogo, profesor y director de orquesta Alberto Zedda. Los rossinianos son así. Su racionalidad va unida intrínsecamente a su locura. Lo evidente es que Juan Diego vive con una especial empatía las óperas, las canciones y hasta los Pecados de vejez de Rossini. Es cuestión de gusto pero también fusión intachable de su voz con una manera de enfocar el canto. Su selección rossiniana de hoy comprende piezas tan atractivas como La lontananza, Bolero, Addio ai Viennesi y un aria de Otello. La primera pertenece al Álbum italiano, primer volumen de los Pecados de vejez y está escrita originalmente para tenor. En la segunda escucharemos esa frase que casi se convirtió en una especie de leitmotiv a su manera, “Mi lagnerò tacendo”, un guiño juguetón a sus incondicionales. La tercera tiene un aire de despedida y fue compuesta cuando Rossini dejó Viena en julio de 1822. 

En cuanto a la ópera obvio es decir que Juan Diego está en su salsa, tanto por la expresividad que despliega como por el rigor en la línea de canto. Rossini está, pues, bien servido. O no. Todo nos puede saber a poco tratándose de las interpretaciones belcantistas de Juan Diego. Entre las canciones y el aria de ópera, se sitúan dos aportaciones mozartianas para salpimentar el guiso rossiniano. Las dos proceden del género lírico-teatral, una en alemán, otra en italiano, pero tanto la de El rapto en el serrallo como la de Mitridate, re di Ponto encajan a las mil maravillas en la dimensión temporal y hasta estilística del programa. La combinación Mozart-Rossini siempre despierta una gran cantidad de sugerencias. Musicales y hasta vitales. No se acaba la música con Mozart y Rossini, no teman. En la segunda parte del concierto, Juan Diego deja a un lado sus raíces más asentadas y explora otros territorios, aunque siempre con prudencia y buscando las conexiones apropiadas. El espíritu de Alfredo Kraus se hace visible en la ópera romántica francesa, especialmente con Massenet y su Werther, la ópera con la que muchos aficionados líricos identifican la plenitud del tenor canario. El respeto y admiración de Flórez por Kraus es evidente y “Pourquoi me réveiller” puede convertirse más que en una continuación estilística en un homenaje. Tambien Kraus se identificaba preferentemente con La traviataentre los títulos operísticos de Giuseppe Verdi. No es extraña la incorporación al programa de De miei bollenti spiriti. La aportación verdiana se redondea con I lombardi. Y siguiendo con las asociaciones no está de más recordar que la popular Mattinatafue compuesta por el compositor napolitano Ruggero Leoncavallo en 1904 para Enrico Caruso. El célebre tenor la cantó por primera vez en Nueva York ese mismo año. Hoy no hay cantante lírico que se resista al encanto de esta melodía. 

El verismo contenido completa el programa de hoy de Juan Diego Flórez. De La Bohème a Gianni Schicchi, Puccini se vacía en un abanico de comunicación y sentimientos que deja a un lado valores estéticos firmemente establecidos para tomar partido por un realismo tan popular como a veces desgarrado. El tenor peruano tendrá que poner toda la carne en el asador en este repertorio, lo que, si cabe, añade un punto de interés y curiosidad a un recital en el que están garantizadas la profesionalidad, la transparencia, la belleza, la técnica y la madurez lírica. Escuchemos, pues, con la máxima atención. Juan Diego Flórez es uno de esos raros tenores a los que se puede aplicar el calificativo de genial ❖ juan ángel vela del campo"

Junio, un mes para echar a andar


Era el mes de junio de 1881 cuando la entonces Fonda La Perla abría sus puertas en la pamplonesa Plaza del Castillo. El día 15 hará de esto nada menos que 136 años. Desde el siglo XIX atendiendo a nuestros huéspedes, prestando un servicio con la profesionalidad que a este establecimiento siempre le ha caracterizado, y que hoy a nivel estatal nos sitúa como uno de los hoteles mejor valorados.


Y el mes de junio de 2007, hace ahora exactamente diez años de aquello, el Gran Hotel La Perla, después de dos años de reformas, continuaba su andadura, pero desde ese año con una categoría de cinco estrellas, y buscando en todo y para todos la excelencia.

Esta primera quincena de junio es una buena excusa para recordar y agradecer a todas aquellas personas (huéspedes, propietarios y trabajadores) que desde 1881 han dado vida y continuidad a este establecimiento hotelero. Va para ellos nuestro recuerdo y nuestra gratitud.