Nuestra historia desde 1881 hasta la reforma


Complementando y completando toda la historia del hotel que ha quedado recogida en el blog en distintas entradas hoy nos gustaría ofrecerles año a año pequeños detalles que forjaron la historia de los primeros años de andadura en aquél último cuarto del siglo XIX. En ningún caso es una historia cronológica completa, ni tan siquiera equilibrada, pues los documentos que se han conservado no son todo lo extensos y completos que nos gustaría por lo que permiten documentar unas épocas mucho más que otras. Pero, en cualquier caso nos gustaría acercarles de esta forma más esquemática a nuestra historia que se escribe desde 1881.




5 de junio de 1881

Don Miguel Erro y don Silvestre Ripalda abren la Fonda La Perla en el nº 9 de la Plaza de la Constitución (Plaza del Castillo), aunque poco después, dentro de este mismo año, la trasladan al nº 1. La titularidad del negocio recae en “Miguel Erro y Compañía”.
En esos días la plaza estaba en obras. El 31 de mayo el diario “El Arga” informaba que en esos días “se están llevando a cabo con gran rapidez los trabajos de arreglo de la Plaza del Castillo (…) La construcción de los jardines, fuente, etc., tardará todavía… un rato”.
En aquella época era bastante habitual el uso de nombres como “La Perla”, de hecho en la calle Mercaderes existía un establecimiento de repostería con el nombre de “La Perla pamplonesa”.


21 de agosto de 1881

Se sirve en el restaurante de la Fonda La Perla un almuerzo para la “comisión de elecciones”, organismo creado ante las elecciones de Interventores, Diputados a Cortes, y Compromisarios para Senadores.


15 de diciembre de 1881

Se disuelve la sociedad entre ambos propietarios de la Fonda La Perla, y a partir de este día es don Miguel Erro su único propietario, quedando comprometido a “pagar el alquiler de las habitaciones tomadas para la fonda y disponiendo de ellas como guste”, según quedó recogido en la escritura pública “Convenio y Cesión de derechos otorgada entre D. Silvestre Ripalda y D. Miguel Erro”, autorizada por el notario pamplonés don Polonio Escolá el 19 de diciembre.


1 de enero de 1882

Don Miguel Erro, y su esposa doña Teresa Graz, en calidad de “dueños de la casa fonda titulada ‘La Perla’, sita en la Plaza de la Constitución de esta ciudad” hacen un inventario de mobiliario, ropas, vajilla, etc... (Inventario – Fonda La Perla – Fernando Roch, 1 de enero de 1882) con el fin “de saber lo que en la casa existe, así como asegurar los objetos en la sociedad de Incendios para el caso de que tal sucediere”. La tasación del material la realiza don Fernando Roch, de Pamplona.
Gracias a este inventario podemos saber que en aquella fecha la fonda contaba con 31 camas, 7 baúles, 10 cómodas, 11 armarios, 23 cuadros, 3 rinconeras, 25 espejos, 8 postiés, 5 escupideras, 21 trespiés, 22 mesillas de noche, 4 relojes, campanillas y cordones, butacas, sillones, taburetes y sillas, perchas o colgadores, floreros, galerías, mesas, ropa blanca, alfombras, cocina, vajilla, quinqués, etc..., valorado todo ello en 80.138 reales.


15 de febrero de 1882

Los diferentes periódicos locales se hacen eco de que “el restaurant La Perla se ha encargado de instalar el ambigú en el Teatro Principal durante los bailes que se han de celebrar la próxima semana (…)”.


23 de enero de 1883

A través de un anuncio publicado este día en la prensa local se tiene conocimiento que en el tercer piso del edificio de la Fonda está la “Pagaduría del material de Ingenieros de Pamplona”, que es la oficina que gestiona para la Comisaría de Guerra las obras de construcción del fuerte militar “Alfonso XII” que se hace en el monte Ezkaba, conocido popularmente como monte de San Cristóbal.


27 de marzo de 1883

El diputado electo señor Ulzurrun obsequia a varios amigos y colaboradores suyos con un banquete en la fonda.

                               




1 de abril de 1883


El periódico semanal “La Taconera”, editado en Pamplona, publicaba este día un escrito en el que describía perfectamente el ambiente que existía cuando llegaba el tren a la estación que había, y hay, en la huerta de San Jorge. Y lo hacía así:
...”En esto se oyen voces lejanas, ¡ya vienen!. Se siente el silbido de la máquina, el fla fla de la chimenea, y llega el tren al apeadero.
Pamplona quince minutooos.
Esta es la única voz que sale de aquél centro en el que mandan todos los que ostentan en la gorra este escudo (aparece dibujada una locomotora). Comienzan a salir caballeros y señoras a quienes los cocheros llaman desde sus puestos con estas o parecidas voces:
- ¡Al correo, que va el primero!, ¡Fonda La Perla!, ¡Fonda de Europa!, ¡Fonda de Ciganda!, ¡La Central!, ¡Fonda de Sotil!, ¡a domicilio!...
(...)
Seguí por donde iban los demás y llegamos a la Plaza del Castillo; paramos frente a un suntuoso edificio cerrado por tres puertas de verjas. Vi bajar de los coches a varios artistas y después fueron los mozos descolgando equipages con alegorías preciosas...”


3 de mayo de 1883

La Fonda La Perla sirve en la Casa Consistorial, del 3 al 6 de mayo, un total de seis almuerzos cada día al personal que atendía las elecciones municipales.


13 de mayo de 1883

Nuevamente el periódico local “La Taconera” alude a La Perla en un artículo publicado este día bajo el título “El Fondista”. Su forma de empezar da una imagen de la popularidad de la fonda:
El Fondista.- Cualquiera al leer el título se habrá figurado que voy a hablar de mi amigo Miguel o de algún otro que tenga fonda.


24 de julio de 1883

Se aloja en la fonda don Nemesio Aurrecaechea, alcalde de la ciudad de San Sebastián.


27 de agosto de 1883

Se celebra en la fonda el primer banquete de boda de los que se tiene noticia. Los nuevos esposos eran don José Idoate y la señorita doña Patrocinio Ramírez de Esparza. Lo más curioso son los horarios –muy propios de esa época-; pues el almuerzo fue a las 10’30 de la mañana, y la celebración religiosa tres horas antes, a las 7’30 de la mañana.


3 de septiembre de 1883

Se hospeda en La Perla el célebre pianista Rafael Cebreros.


20 de noviembre de 1883

Los periódicos locales se hacen eco de la presencia en la Fonda La Perla de “la famosa cantante, de fama internacional, Madlle. Valfort”.


23 de noviembre de 1883

La “Fonda de Europa” anuncia que en breves días abrirá un restaurante, pues “dispone ya de un entendido jefe de cocina que ha trabajado con anterioridad en La Perla”.


2 de diciembre de 1883

La oficialidad del Regimiento de América, que partía al día siguiente de esta capital, acude a la fonda para despedirse de los señores brigadieres, que con el nuevo cambio de sus destinos marcharán “a la Corte”.


3 de enero de 1884

Se hospeda en la Fonda La Perla monsieur Bourgade, director que fue del hospital de Irache durante la pasada guerra civil (última guerra carlista).


21 de enero de 1884

Llega a la fonda, para pernoctar dos días, Monsieur Estanislao “barón de París” con el fin de comprar toda clase de antigüedades de mérito, y sobre todo alhajas y objetos de oro esmaltados.


13 de febrero de 1884

En una nota publicada este día en el periódico local “Lau – Buru”, ponía lo siguiente:
“El fabricante de sellos de caoutchouc que desde hace algún tiempo habita en la Fonda La Perla, nos ruega hagamos constar que no es cierto, como en algunas conversaciones se ha dicho, que los sellos que el construye son poco duraderos, antes bien, lo son y hasta indestructibles, siempre que en ellos no se use tinta que lleve aceite.
Al mismo tiempo advierte dicho señor que con cada sello se da una instrucción o receta, y que para servir los muchos pedidos que se le han hecho permanecerá en Pamplona hasta el 20 del actual”.


28 de febrero de 1884

Se clausura este día la tienda de “ropas hechas” que había junto a la entrada de la fonda.


20 de marzo de 1884

Con motivo de celebrarse los “Días del Sr. Gobernador Civil” de la provincia, obsequió este con una comida en el comedor de la fonda a sus amigos y máximas autoridades.
Entre los asistentes estaban: el diputado provincial Sr. De Benito, el coronel del Regimiento de Numancia Sr. Rubalcava, el teniente coronel de Estado Mayor Sr. Moraleda, el capitán del mismo cuerpo Sr. Rul, teniente coronel de la Guardia Civil Sr. Sos, Delegado de Hacienda Sr. González, secretario del Gobierno de provincia Sr. Esquirol, el Administrador de Propiedades del Estado Sr. Vilches, el apoderado general del Excmo. Sr. Conde de Ezpeleta Sr. Silva, y el Alcalde de Pamplona D. Joaquín García y Echarri.


12 de abril de 1884

Llegan al mediodía, hospedándose en “La Perla”, el espada José Martínez Galindo con su cuadrilla, encargados de la lidia de las corridas que han de celebrarse los días 13 y 14 en el “circo taurino”.


15 de junio de 1884

Se alojan en la fonda el afamado ilusionista Doctor Nicolay y su hija la joven Miss Elena. A la noche, con gran éxito –según la prensa local- realizaron en el Teatro Principal “una extraordinaria función de magia elegante y gran ilusión”.


18 de junio de 1884

A las once de la mañana llega a Pamplona, acompañado de sus dos ayudantes, el señor Comandante en Jefe del Ejército del Norte don Arsenio Martínez Campos. 
Durante su almuerzo en la Fonda La Perla recibió la visita de los generales y jefes que tenían su residencia en esta plaza militar. Igualmente pasaron por la fonda las autoridades civiles para ofrecerle sus respetos.


20 de junio de 1884

Es inaugurado en “La Perla” el comedor principal, “un espacioso salón decorado con muy buen gusto” (“Lau Buru”, 22 de junio de 1884). Miguel Erro obsequió a sus huéspedes habituales y a las personas que se acercaron esa noche a cenar allí.
Hace ya varios meses que se estaban haciendo grandes reformas y mejoras en la fonda que afectaban a habitaciones, a los comedores y demás estancias del establecimiento.
Se iniciaron las obras a raíz de un incendio que hubo en la planta baja del edificio de la fonda. Aquél incendio puso en peligro la vida de la esposa de Miguel Erro, Teresa Graz, que tuvo que ser evacuada por un cliente.


22 de junio de 1884

A la una de la tarde llega a Pamplona, hospedándose en “La Perla”, la denominada Comisión Franco – Española, encargada de estudiar y designar los puntos por los que tenía que perforarse el Pirineo para la realización de una o varias vías férreas internacionales.
La Excma. Diputación obsequió por la noche en su palacio a la citada comisión con un espléndido banquete, al cual asistieron las principales autoridades civiles y militares. El banquete fue servido por la “Fonda La Perla”; y durante el mismo intervinieron, entre otros, la Orquesta Santa Cecilia, la masa coral del Ateneo, el Orfeón Pamplonés, los músicos de Artillería, los de Zaragoza, y los de la Casa de la Misericordia. Para la ocasión se iluminó con gas el frontis de la Diputación.


28 de junio de 1884

Se hospeda en la fonda el distinguido artista Sr. Fiorini y la Compañía de Ópera Italiana, que esa misma noche actuaron en el Teatro Principal.


11 de julio de 1884

La popular funambulista pamplonesa Remigia Echaren cruzó a pie, cuatro veces seguidas –una de ellas con los ojos vendados-, andando sobre una cuerda que unía el edificio de la Fonda La Perla con el edificio de la acera de enfrente de la calle Héroes de Estella (actual calle Chapitela); acreditando una vez más su fama de equilibrista notable.


2 de agosto de 1884

A las diez y media de la mañana llega a Pamplona el eminente tenor navarro Julián Gayarre, quien después de almorzar en la fonda partió en el tren del mediodía hacia Guipúzcoa.



12 de agosto de 1884

El rey Alfonso XII llega a Pamplona por la mañana. Del almuerzo que se le sirvió en la Casa Consistorial, como de la comida y de la cena que se le sirvió en el Palacio de la Diputación, se encargó la Fonda La Perla.
Ese mismo día, por la tarde se celebró una corrida de toros en su honor, con la participación de Rafael Molina “Lagartijo”, que mató los seis toros, quien estuvo hospedado en La Perla.
Cinco días antes el monarca había visitado el Fuerte de Alfonso XII, ubicado en la cima del monte Ezkaba, conocido popularmente como monte de San Cristóbal. En la cumbre de ese monte la Fonda La Perla, con su dueño Miguel Erro al frente, se encarga de servir el almuerzo al rey y a su séquito.


18 de septiembre de 1884

Llega a la fonda el célebre andarín Antonio Balaguer, alias “El Rey”, natural de Andorra (Teruel). Venía con la intención de competir en la Plaza de Toros de Pamplona con el no menos célebre andarín Igarabide, alias “Juanagorri”, de la localidad navarra de Betelu.


5 de noviembre de 1884

Por segunda vez en este año se hospeda en la fonda el Excmo. Sr. Comandante en Jefe del Ejército del Norte, el General Martínez Campos. Ese mismo día una comisión del Ayuntamiento pasó por la Fonda La Perla para saludarle. Su estancia duró tres días.


12 de noviembre de 1884

Se aloja en “La Perla” el célebre pianista, de reconocida fama internacional, capitán Voyer, con la intención de dar varios conciertos en Pamplona.


15 de noviembre de 1884

El brigadier de Artillería, nuevo sub-inspector del arma en esta ciudad, se hospeda en “La Perla”.


23 de noviembre de 1884

A las 2 de la tarde es detenido en el comedor de la fonda un individuo llamado Toribio Eguía. El detenido fue acusado de haber asesinado el día anterior en el pueblo navarro de Atondo al párroco, de 83 años, y a su ama de llaves, quienes le habían dado cobijo.
La detención la practicó el mismo Gobernador Civil, Sr. Moreno, quien se presentó en la fonda a la hora en que Toribio Eguía acababa de comer y se disponía a tomar café.


25 de noviembre de 1884

Pernocta en la fonda el Sr. Marinon, dueño de la acreditada casa “Marinon fils et Gaucherand”, constructora de coches de lujo, proveedora de la Casa Real.


15 de diciembre de 1884

Se hospeda en la fonda el oficial del cuerpo de topógrafos don Dionisio Casañal, autor del plano de la ciudad recientemente publicado por el Ayuntamiento de Pamplona.
El Sr. Casañal tenía, entre otros fines, el de fijar, en los pedestales de las estatuas que hay a ambos lados de la puerta de la casa consistorial, dos lápidas de mármol en las que se indicaría la altura de Pamplona sobre el nivel del océano en Santander, la una, y sobre el nivel del Mediterráneo, en Alicante, la otra.


3 de enero de 1885

La prensa provincial se hace eco de la llegada este día a la Fonda La Perla del brigadier don Manuel Carrascosa, “el cual viene destinado a mandar una de las brigadas de este distrito”.
Ese mismo día el señor C. Augustin, cirujano dentista discípulo de la escuela de París, viene por vez primera a Pamplona, viniendo a partir de ese día dos veces al mes. Pasaba consulta en una de las estancias de “La Perla”.


14 de febrero de 1885

Aparece este día en la prensa el siguiente anuncio:
“RESTAURANT Y FONDA LA PERLA.- El dueño de este acreditado establecimiento, D. Miguel Erro, servirá a sus numerosos parroquianos durante los días de Carnaval cenas y fiambres hasta las 3 de la mañana.
El público que le honre con su confianza encontrará toda clase de vinos y licores de las mejores fábricas nacionales y extranjeras.
También ha recibido una buena remesa de las acreditadas ostras de Arcachón.
Se reciben encargos y se sirve a domicilio.”


5 de julio de 1885

Se anuncia en la prensa local que durante las fiestas de San Fermín, y desde el día 5, en la bien acreditada Fonda La Perla se servirán almuerzos, comidas, y cenas desde las siete de la mañana hasta las dos de la madrugada.


31 de julio de 1885

Fallece en Betelu el dueño del hotel, Miguel Erro y Elcano, víctima del cólera. El ocho de agosto se le hizo una misa en Pamplona, en la parroquia de San Juan Bautista a las once de la mañana.


19 de noviembre de 1885

En el tren de las nueve de la noche llegaron a Pamplona los diputados provinciales de Álava, señores D. José González Heredia y D. Laureano Igarzabal. Se hospedaron en la Fonda La Perla, en donde ya estaban alojados los diputados de Vizcaya y de Guipúzcoa.
Vinieron para hablar sobre el importante asunto del manicomio.


17 de marzo de 1886

Se hospeda en la “acreditadísima” Fonda la Perla el excelentísimo general don Antonio Dabán, candidato a Diputado a Cortes por Tafalla. Acudía a Pamplona con el objetivo de recorrer el distrito haciendo campaña electoral


7 de mayo de 1886

Hospedado en la fonda se halla el viajante de la casa Champertier, Sr. Constantín, de Bayona, que traía a esta ciudad muestras “de la última novedad para señoras en sederías, lanas, paños, y percales”.


6 de julio de 1886

La ciudad de Pamplona recibió con todos los honores a toda la representación musical que vino a las fiestas. Pablo Sarasate vino acompañado del pianista (y secretario suyo) Otto Golschmitid, de Emilio Arrieta (Director del Conservatorio Nacional de Música), de Ruperto Chapí (compositor), y de Manuel Pérez (Director de la Orquesta del Teatro Real). Todos ellos se hospedaron en La Perla. Una vez instalados en la fonda, fueron obsequiados con una serenata por la banda militar del Regimiento de la Constitución, contratada por la industria y el comercio, y por la música de la Casa de la Misericordia.
En días sucesivos se incorporaron a estos otras figuras musicales como Dámaso Zabalza, Joaquín Larregla, o Felipe Gorriti.
En estas fiestas se alojaron también los diestro Lagartijo y Cara-ancha.


5 de enero de 1887

El diario El Eco de Navarra insertaba en sus páginas una nota en la que se anunciaba que en la Fonda La Perla “habían llegado los exquisitos pavos y capones franceses”. Este anuncio venía apareciendo desde antes de las Navidades.


15 de enero de 1887

El vicepresidente de la Diputación Foral de Navarra, D. Silvestre Goicoechea y Ataún, invitó a la Junta de Catastro Provincial a un suculento banquete en la fonda para celebrar la terminación de sus tareas.


26 de enero de 1887

El restaurante de la fonda anunciaba que habían llegado, para hacer más variados sus menús, capones franceses, raciones de lengua, jamón, foie gras trufado, sin trufar, y también ostras de Arcachón.


6 de mayo de 1887

Se hospeda en “La Perla” la ya conocida señorita Fabri Estanga, que solía traer de París “un grande y variado surtido de sombreros comprados en los principales almacenes de modas”. Recibía en la fonda.


7 de mayo de 1887

El representante de los grandes almacenes de novedades D. Luis Oyarzun, de Bayona, anuncia a través de la prensa que llegará a Pamplona en el día de hoy “con un lindísimo muestrario de todas las novedades de la estación de verano. Estará a disposición de las señoras en la Fonda La Perla de doce a dos, y pasará por casa de las señoras que no se quieran molestar y lo manden llamar”.


11 de agosto de 1887

Acompañado por el diputado Baztán llega a Pamplona, y se aloja en la fonda, el ministro de Marina, quien se hallaba descansando unos días en el balneario de Betelu.


14 de septiembre de 1887

“El Tradicionalista” inserta en sus páginas el anuncio de que “El Dr. Burillot y su señora madre Madame Antoine, dentista de SS.MM. extraen las muelas sin dolor por medio del gas óxido nitroso. Especialidad en construcción de dentaduras por todos los adelantos conocidos”. Atendían al público en el Hotel La Perla.


21 de septiembre de 1887

Llegan al hotel un grupo de personas pertenecientes a la servidumbre de la reina María Cristina, quien viajó a la capital navarra el día 27, alojándose en el Palacio de la Diputación.


5 de octubre de 1887

El oculista Suarez se aloja en “La Perla”, y es allí donde recibe a sus pacientes. Su consulta funcionaba de nueve a doce, la particular, “y de tres a cinco de la tarde para los pobres de solemnidad, siendo para estos de cuenta del doctor la operación y medicamentos”. Este oculista se publicitaba diciendo ser el primer ayudante en París del doctor Wecker.


28 de octubre de 1887

A última hora de la tarde quedaron depositados en el cementerio pamplonés los restos mortales de Miguel Erro, fundador de “La Perla”, fallecido dos años antes en Betelu.
Conforme con los deseos de su viuda, Teresa Graz, se verificó el traslado desde el cementerio de aquella villa, acompañando los restos Zacarías Hugalde (beneficiado de la Catedral de Pamplona), Miguel Bissie (capellán de la Inclusa), Pedro Maisonnave y Fernando Roch; todos ellos amigos del difunto.


3 de diciembre de 1887

“La Perla”, muy preocupada siempre por los manjares importados, anunció a partir de este día en varios periódicos locales que se habían recibido ya, desde Bayona, “los sabrosos caponcitos”.


1 de enero de 1888

Finalizadas las pequeñas reformas que se venían realizando en los últimos cuatro años, este día es inaugurado con la categoría de Hotel lo que desde 1881 venía siendo Fonda La Perla. A partir de ahora se denomina HOTEL LA PERLA.
A mediados de 1884, con el final de la primera fase de la reforma, el dueño del establecimiento se atrevió a hacer impresos con la denominación de “Hotel”, animado tal vez por el trato de hotel que le daba ya la prensa local, pero un año después tuvo que corregirlos volviendo a llamarse “Fonda”. 
Por el contrario, a partir de 1888, tal vez por la inercia del uso del nombre de “Fonda La Perla”, a la prensa provincial todavía se le escapaba de vez en cuando el nombre de Fonda.


15 de julio de 1888

El periódico republicano pamplonés “La Democracia” informa este día del banquete que hubo en “La Perla”, organizado por la Junta Municipal de Beneficiencia, para celebrar la colocación de la primera piedra del manicomio vasco-navarro en la que no faltaron ni el gobernador civil, ni el alcalde, ni dipuitados, ni el arquitecto, ni periodistas representantes de la prensa local.
“La Democracia” destacaba las excelencias de la comida, y aludía a la propietaria de “La Perla” que “no omite medio alguno para que su establecimiento supere a los de otras poblaciones de España y el extranjero, lo cual ha logrado conseguir”.


2 de junio de 1892

Se aloja en el hotel el político Pablo Iglesias, fundador de Partido Socialista Obrero Español. Acudió a Pamplona para participar el día 6 en un miting celebrado en el frontón de la Mañueta por la Agrupación Socialista de Pamplona, constituida dos meses antes. Anteriormente, el día 3, Pablo Iglesias pronunció una conferencia en la sede de esta agrupación política, ubicada en la calle Mañueta.


6 de julio de 1895
Llega a Pamplona, y al hotel, don Pablo Sarasate. Hizo su entrada al establecimiento, tal y como ya era costumbre, precedido de la banda de música del regimiento de la Constitución y de una multitud enorme de gente, y seguido de una larga fila de coches con las autoridades, comisiones del Ayuntamiento, y de los centros musicales, culturales y de recreo.


24 de febrero de 1899

Este día le es administrado el Santo Viático a don Gerardo Tazu, empleado del hotel. “El Señor le conceda la salud al enfermo, si le conviene”, se podía leer al día siguiente en La Tradición Navarra.


1 de marzo de 1899

“Ha llegado a esta ciudad el representante de la importante casa Vives, de Barcelona, el cual viene a dar a conocer el acreditado Braguero óptimo hernial Vives con real privilegio... Dicho representante se hospeda en el hotel de “La Perla”, y solamente estará en ésta hasta el día 5 del corriente, para recibir a los enfermos de hernias...”. (La Tradición Navarra).


4 de julio de 1899

“Aviso a las señoras: Al Hotel La Perla ha llegado un viajante de una de las casas más importantes del Norte de España, con un gran surtido de géneros en colecciones para señoras y niños, y todos estos géneros se realizan a precios muy baratos en dicho hotel.
Hay elegantes blusas de seda que la moda exige; preciosas capas de seda, últimos modelos de la presente estación de verano. Otras de paño de entretiempo, vestidos de señora hechura sastre, abrigos, faldas de seda gran novedad, trajecitos de seda para bebés, y otras novedades.
La venta de todos estos géneros se hará de nueve de la mañana a siete de la tarde.
Nota.- Mediante aviso, se pasará con los géneros a domicilio.” 
(El Pensamiento Navarro)


1 de julio de 1901

Se aloja este día Pablo Sarasate en el hotel para pasar las fiestas de San Fermín. Fue obsequiado por la noche con cohetes, zezenzusko y serenata. Estuvo en Pamplona hasta el día 15, día este que salió hacia San Sebastián. Las autoridades, y numerosos vecinos, bajaron a la estación para despedirle.


Este mismo día también llegó al hotel, procedente de Madrid, el maestro Ricardo Villa para dirigir los conciertos matinales de San Fermín. Era autor de varias obras notables, entre ellas la “Suite de Aires Asturianos”. El prestigioso músico y compositor vino acompañado por su hermano.

Durante las fiestas de este año se alojaron en el hotel otros personajes de renombre. Es el caso del gobernador militar de Vitoria don Ramón González Tablas, con su familia; o el del famoso escultor valenciano Mariano Benlliure, que al finalizar las fiestas se fue a Roncal para dirigir personalmente los trabajos de colocación, en el cementerio de esa localidad, del mausoleo a Julián Gayarre.
1 de julio de 1902

A las 19’15, sin haberse hecho pública su llegada, llega a Pamplona don Pablo Sarasate. En la estación fue recibido por el Alcalde, señor Viñas.
Enseguida se corrió la voz de que el insigne violinista estaba en la ciudad, y en la medida que iba siendo reconocido durante el trayecto los vecinos de la ciudad en un número superior al millar le acompañaron hasta el hotel en medio de incesantes vítores. Pocos minutos después de alojarse en “La Perla”, según dice la prensa local, se habían concentrado ya ante el hotel algo más de cinco mil personas para vitorearle y aclamarle. En este establecimiento hotelero había sido recibido por sus hermanas Francisca Sarasate de Mena y Micaela Sarasate, y por su cuñado Juan Cancio Mena.
A las nueve de la noche, por encargo del Alcalde, la banda de música del Regimiento de la Constitución dio un concierto en la Plaza del Castillo en homenaje al violinista. También se quemó un toro de fuego.

Al día siguiente una comisión del Ayuntamiento de Pamplona, presidida por el Alcalde, se acerca hasta “La Perla” a fin de ofrecer sus respetos a don Pablo Sarasate y de darle la bienvenida en nombre de la Corporación y de la ciudad.
Esta visita fue correspondida al día siguiente por el violinista, quien se acercó al Ayuntamiento en donde aprovechó para entregar al consistorio varios objetos personales suyos con destino al Museo del Ayuntamiento.


6 de julio de 1902

El violinista pamplonés don Pablo Sarasate es homenajeado en el Hotel La Perla por el Ayuntamiento y por los vecinos de Pamplona. El alcalde de la ciudad, don Joaquín Viñas y Larrondo, le hizo entrega, en un solemne acto, del título de Hijo Predilecto de la ciudad.
Tras los discursos y la entrega del diploma, Pablo Sarasate, acompañado por la corporación municipal y por los maceros del Ayuntamiento, salió a un balcón del hotel para recibir el reconocimiento y el aplauso de toda la ciudad que se agolpaba en la Plaza del Castillo para verle y saludarle. La Orquesta Santa Cecilia y el Orfeón Pamplonés le obsequiaron con la interpretación de un himno dedicado a Sarasate, compuesto por el maestro Villa.
Pablo Sarasate lucía para la ocasión un frac, cruzado su pecho con la Gran Cruz de Isabel la Católica y con las insignias de las muchas condecoraciones que poseía.

Don Pablo Sarasate abandonó la ciudad el día 15 de julio. Tomó el tren a las ocho de la mañana con destino a Biarritz.



9 de julio de 1902

Se aloja en “La Perla” el diputado a Cortes don Ramón Nocedal. El político vino invitado por el diputado foral sr. Garjón. Nocedal asistió esa tarde a la corrida de toros, ocupando el palco de Diputación.


6 de julio de 1903

Se firma en el Hotel La Perla la escritura del contrato realizado entre varios capitalistas navarros (Rafael Gaztelu, Virgilio Sagües, Estanislao Aranzadi, Teófano Cortés, Jesús Elorz, Cecilio Azcárate, y Serapio Huici) y la Junta del Valle de Salazar (Simón Sanz, Lucas Jacoisti, Lorenzo Miqueleiz, Tomás Recalde, Juan Sarriés, y Guillermo Martínez de Goñi) para la explotación de madera del monte Irati.
El contrato es por tiempo de 45 años, y en él se establece que se puede cortar un máximo anual de 35.000 hayas y 9.000 pinabetes. Los capitalistas entregaron en el acto 20.000 pesetas a la Junta del Valle de Salazar como indemnización para el caso de que en término de tres años quieran rescindir el contrato. Se anuncia la constitución de una sociedad anónima para construir un ferrocarril con objeto de hacer más fácil el transporte de la madera. Tras la firma se celebró una cena en uno de los comedores del hotel.


9 de julio de 1903

En la habitación nº 36 se aloja el señor Vidal, especialista en hernias, donde atendió a los aquejados de esta dolencia durante los días 9, 10, 11 y 12 de julio. La atención a herniados ha sido un servicio que se ha prestado en La Perla por parte de diferentes especialistas durante muchas décadas. Había años en los que prácticamente todos los meses se podían ver en los periódicos locales los anuncios de atención a herniados en el Hotel La Perla.



6 de julio de 1904

Llega al hotel el famoso músico Mr. Henry Lutz, que vino a disfrutar de las fiestas de San Fermín.


1 de julio de 1905

Don Pablo Sarasate se aloja en el hotel para pasar las fiestas.


1 de julio de 1906

Dentro del capítulo de anuncios en los que aparecía el hotel se publica este día una nota en la prensa local que decía: “Avisamos a los que padecen sordera que ha llegado a Pamplona el Director del Gabinete acústico de Madrid, D. Vicente Ruiz, con su notable invento para dar oído a los sordos. Se hospeda en el Hotel La Perla donde permanecerá sólo hasta el martes 3 del presente. Recibe de 9 a 1 y de 3 a 6”.
Otro anuncio que podía verse ese mismo día era el siguiente: “Se encuentra ya en Pamplona, hospedado en el Hotel La Perla, el digno representante para España y Portugal del célebre ‘Cinturón eléctrico’ del doctor Wilson, de Londres. Este cómodo aparato eléctrico en forma de cinturón podemos asegurar que es la medicina moderna e inofensiva del presente y del porvenir que se emplea en los actuales momentos con gran éxito en los principales hospitales y clínicas del extranjero por sus resultados bienhechores e infalibles para la curación pronta y radical de las enfermedades nerviosas, dolor de riñones, reuma, gota, anemia cerebral, neurastenia y dolencias del estómago (…)”.


2 de julio de 1906

Llega este día don Pablo Sarasate. Ese mismo día había declarado él a un periodista del “Heraldo” que “en verano solo rasco el violín en mi pueblo y en San Sebastián”. El día 16 abandonó el hotel y la ciudad.

                                            

30 de junio de 1907

Se aloja este día, en su misma habitación de siempre, el insigne violinista pamplonés don Pablo Sarasate. Se fue el día 15.


8 de julio de 1912

Se aloja durante varios días en el hotel don Texifonte Gallego, Director General de Agricultura, que se desplazó a la capital navarra para participar en el Congreso de Viticultura.


13 de agosto de 1914

Descansa en el hotel, durante unas horas, el torero Juan Belmonte.


12 de enero de 1916

40 comensales asisten al banquete celebrado en el hotel con motivo de la constitución, en las Escuelas de San Francisco, de la primera junta de la Asociación Veterinaria Navarra.


14 de enero de 1916

Se celebra un banquete en el hotel en homenaje al pintor navarro Joaquín Ciga. El precio del cubierto fue de 10 pesetas, con champán incluido.


3 de diciembre de 1916

El Hotel La Perla sirve este día un banquete en el palacio de la Diputación Foral de Navarra con motivo de la celebración de la fiesta del patrono, San Francisco Javier. El menú servido por La Perla estuvo compuesto de los siguientes platos: entremeses, ostras de Marennes, consomé Princesa, pastel financiere, tournedós parisiense, langosta Bellavista, salmis de perdices, espárragos salsa Briliche, galantina trufada al Aspic, ponce sueco, becada en canapés, ensalada, helado praliné, y tarta; así como vinos, Sauterne, Pauillac 1875, Gree 1875, Veuve Cliquot; cafés, licores extras y cigarros habanos.


Julio de 1918

Durante esta edición de las fiestas de San Fermín, invitado por el Ayuntamiento de Pamplona, se aloja en el hotel el compositor y organista Jesús Guridi.


Septiembre de 1922

La Junta del Centenario de San Francisco Javier, creada con motivo del tricentenario de su canonización, invita al pintor Salaberría a La Perla.


26 de septiembre de 1922

Se aloja en La Perla la Duquesa de la Victoria. Los diputados forales señor Oroz y señor Usechi, al igual que el alcalde de la ciudad señor Mata y el concejal señor Jáuregui, se trasladaron hasta el hotel para saludar a la duquesa.
La dama en cuestión acudió a Pamplona para presentar una propuesta sobre el Hospital de Barañain, propuesta esta que incluía la solicitud de que la Diputación, de acuerdo con el Ayuntamiento, cediese a la Cruz Roja los pabellones de Barañain durante cincuenta años para instalar un Hospital de la Cruz Roja.


1 de octubre de 1922

La Comisión del Congreso Nacional de la Unión Misional del Clero organiza este día en el comedor de La Perla un banquete en homenaje a Genaro Xavier Vallejos y a Bartolomé Soler.
Genaro Xavier Vallejos, sacerdote de Sangüesa, era el autor del drama teatral “Volcán de amor”, estrenado en el Teatro Gayarre el 24 de septiembre dentro de los actos del tercer centenario de la canonización de San Francisco Javier.
Bartolomé Soler era el actor que en esa obra teatral encarnaba la figura del santo apóstol navarro.


10 de febrero de 1923

El Regimiento de Almansa ofrece un banquete en el hotel en honor al señor Troncoso.


22 de mayo de 1924

En este día los miembros del Somatén tributan en el comedor del hotel un homenaje al general Moreno Álvarez.


1925

Fallece Teresa Graz, fundadora en el año 1881 –junto con su marido Miguel Erro- del Hotel La Perla. Queda el establecimiento en manos de su hija Ignacia Erro, casada con José Moreno.


8 de diciembre de 1925

El Regimiento de la Constitución celebra este día en la capital navarra la fiesta de la Inmaculada. A los actos religiosos celebrados en la Catedral, con Misa de Pontifical y bendición papal, hubo que añadir un banquete celebrado en el comedor del Hotel La Perla.


19 de diciembre de 1926

Con varios días de retraso el Colegio de Abogados de Pamplona celebra con un banquete en La Perla la fiesta anual en honor a su patrona la Inmaculada Concepción.


30 de abril de 1927

En medio de una gran expectación llega este día al aeródromo de Noain la escuadrilla de aeroplanos de la Región militar. En uno de los aparatos viajaba el Capitán General Barón de Casadavalillos.
El General Manso, Gobernador Militar, y otros mandos del ejército acompañaron a los pilotos hasta el Hotel La Perla, en donde les obsequiaron con un almuerzo. Dicen las crónicas periodísticas que una multitud de curiosos se congregó ante el hotel para ver de cerca de los protagonistas de la escuadrilla aérea.


4 de julio de 1927

El Gobernador Civil, don Arturo Ramos Camacho, publica un bando dirigido a los establecimientos que se dedican al hospedaje para recordarles sus obligaciones en lo referente a la higiene pública, así como la obligación de poner a la vista la lista de los precios que van a estar vigentes durante las fiestas.


10 de septiembre de 1927

En una visita inesperada, no prevista, acudió al comedor del Hotel la Perla el Ministro de Gracia y Justicia, don Galo Ponte, procedente de San Sebastián, acompañado del Gobernador Civil. Quedó reflejada esta visita en los medios de comunicación como una visita relámpago y precipitada, excusándose así el Gobierno Civil de no haber avisado por ello a las autoridades locales.
Extraoficialmente se supo después que de lo que realmente se había tratado era de una reunión entre el Ministro y el Gobernador para preparar la inminente visita a Pamplona del General Primo de Rivera, que además se habría de alojar en ese hotel, en donde se estudiaron todas las medidas de seguridad a aplicar. Fue el día 16 cuando el Gobernador dio a conocer la noticia del viaje a Navarra del Jefe del Gobierno.


20 de septiembre de 1928

Invitado por la Acción Social se aloja en el hotel José Mª Gil Robles.


12 de julio de 1929

Se aloja en el hotel el general Sanjurjo. Al día siguiente inauguraba en Pamplona un monumento levantado en su honor en la calle Ciudadela; se trataba de un busto en bronce, obra del escultor roncalés Fructuoso Orduna. Salvando algunas incidencias ese busto permaneció allí hasta el año 1988.


14 de septiembre de 1929

Acompañado de su ayudante nuevamente vuelve a alojarse en el hotel el general Sanjurjo.


30 de septiembre de 1929

Nuevamente vuelve a alojarse en el hotel el político José Mª Gil Robles. Al igual que el año anterior, lo hacía invitado por la Acción Social.


11 de septiembre de 1930

Por tercer año consecutivo, y en fechas similares, José Mª Gil Robles se aloja en el hotel, invitado siempre por la Acción Social.


Enero de 1931

Durante varios días puede leerse en “El Pensamiento Navarro” el siguiente anuncio: Granja Perla (Paseo Abejeras). Se vende huevos de gallinas muy ponedoras, conejos, palomas, gorrines, material agrícola y una incubadora eléctrica. Venta por la tarde.
Simultáneamente aparecía este otro anuncio: Granja Perla (Camino Abejeras). Se desea comprar cuatro gorrines recién nacidos. 
La granja del Hotel La Perla estuvo ubicada, durante varias décadas, en lo que hoy es el barrio de Abejeras. En esa finca el hotel tenía huerta y numerosos animales. Todo ello le servía para autoabastecer las necesidades gastronómicas del Grand Hotel y las del Hotel La Perla.


3 de mayo de 1933

Invitado por la Asociación Católica de Padres de Familia se aloja en el hotel el escritor José Mª Pemán, autor de la obra teatral “El Divino Impaciente”, basada en la vida de San Francisco Javier. En los comedores del hotel se celebró este mismo día un banquete en su honor.


21 de enero de 1934

Este día se inauguraron en la calle Zapatería las obras de reforma de los locales de Diario de Navarra. A las 11 de la mañana bendijo las instalaciones el párroco de San Nicolás, Salvador Garísoain, entronizando seguidamente la imagen del Corazón de Jesús en la biblioteca. En esa misma sala el sacerdote Fermín Yzurdiaga ofició la eucaristía. Al mediodía hubo una reunión del Consejo de Administración; y tras ella, empleados e invitados celebraron un banquete en el Hotel La Perla.


13 de junio de 1935

Se aloja este día en el hotel el político nacionalista Jesús Mª Leizaola; y lo hace en la habitación nº 65. Estaba previsto que en este día se celebrase en Pamplona la jornada del Aberri Eguna, pero el Gobierno forzó a aplazar los actos hasta los últimos días de este mes.


15 de agosto de 1935

José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, mantiene una reunión en el comedor del hotel con un grupo de navarros. Tras esta reunión queda constituida en Navarra la Jefatura Provincial de Falange Española. Es elegido jefe provincial don José Moreno Díaz, comandante retirado y director y propietario del Hotel La Perla.


10 de julio de 1936

Se aloja en el hotel el matador de toros Angel Rey Conde.


19 de julio de 1936

Varios miles de navarros se concentran en la mañana de este día en la Plaza del Castillo dispuestos a movilizarse contra el sistema republicano que gobierna en España, tal y como en algunas otras ciudades españolas se había hecho el día anterior.
Una vez armados todos los voluntarios, el general Emilio Mola pasó revista a las tropas. Estando en ello, el general Francisco Franco, cabecilla de esta sublevación, llamó al Hotel La Perla desde Melilla para hablar con Mola.
En esta conversación telefónica Franco le hizo ver a Mola que la sublevación militar había fracasado, puesto que únicamente se mantenían alzados Melilla y Navarra, a la vez que le sugería deponer la actitud de sublevación.
Tras escucharle, el general Mola le dijo que en ese momento miles de navarros se armaban en la Plaza del Castillo, que él hiciese lo que quisiera, pero que Navarra entera decía que ¡adelante!.
Animado por esta actitud, Franco mostró su disposición de no dejarle solo a Mola.

Certificando y reflejando la realidad de ese momento, en la recepción del hotel se podía ver un gran mapa de España lleno de pequeñas banderas republicanas. Tan sólo en Melilla y en Navarra lucía la bandera bicolor. Iniciada la guerra, y conforme avanzaban las brigadas navarras tomando nuevas posiciones, la zona nacional de este mapa se iba ampliando.

Este mismo día se alojaba en el hotel el dirigente carlista Manuel Fal Conde. Se fue el día 25.





26 de julio de 1936


Se hospeda en el hotel el Marqués de los Álamos.


29 de julio de 1936

Llega al hotel, después de haber sido herido en el frente, Carlos de Borbón y Orleáns, que contaba entonces con 27 años de edad. Permaneció alojado en este establecimiento durante varios días, hasta que se restableció. Llegó al hotel con un pasaporte expedido en Niza que le acreditaba como estudiante y como residente en Francia. Se alojó en la habitación nº 69.


16 de septiembre de 1936

En la habitación nº 69 se aloja este día Agustín de Foxa, con 30 años de edad. Se fue al día siguiente.


22 de mayo de 1937

Se aloja en el hotel fray Justo Pérez de Urbelz.


29 de julio de 1937

Se aloja en el hotel el compositor Federico Moreno Torroba, natural de la localidad navarra de Santesteban. 


3 de agosto de 1937

Este día llega al hotel el académico Eugenio D’Ors. Contaba en ese momento con 54 años de edad, y vino con una documentación expedida en París (pasaporte diplomático). Eugenio D’Ors se alojó en la habitación nº 44. Se desconoce la fecha la fecha que salió del hotel, si bien se sabe que estuvo alojado varios meses.


14 de agosto de 1937

Se hospeda en el hotel el conocido militar Joaquín Ansaldo. Lo hace en la habitación nº 60. Se fue dos días después.


10 de septiembre de 1937

Se hospeda en el hotel el aviador Juan Antonio Ansaldo.


12 de octubre de 1937

Se aloja en el hotel el catedrático Gonzalo Torrente Ballester. Volvió a alojarse los días 26 y 29 de diciembre de este año.


12 de diciembre de 1937

Se aloja en el hotel el pintor Ignacio Zuloaga y Zabaleta.


29 de diciembre de 1937

Se alojan en el hotel Gonzalo Torrente Ballester y Manuel Sainz de los Terreros.


3 de febrero de 1940

Se celebra en la tarde de este día un acto-homenaje de entrega de medallas a un grupo de señoras colaboradoras de la Institución “Plato Único” por sus relevantes y patrióticos servicios que les han hecho acreedoras de tan estimable aprecio. Al acto acudieron el obispo de la diócesis, los gobernadores civil y militar, así como numerosas autoridades navarras. Tras los discursos y la imposición de las medallas se celebró un lunch en el comedor grande del hotel (ver foto en El Pensamiento Navarro del 4 de febrero de 1940, página 1).




24 de noviembre de 1947


La Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Pamplona celebra este día su 75 aniversario. Además de los actos religiosos en la parroquia de San Nicolás, y de la renovación en los locales de la entidad de la consagración al Sagrado Corazón de Jesús por parte de Rafael Moreno, la Junta de Gobierno de la entidad financiera celebró un banquete en el Hotel La Perla al que asistieron la Junta de Gobierno, empleados, ex presidentes, y el Patronato de las Cantinas escolares.


25 de septiembre de 1948

Se aloja de nuevo en el hotel don Carlos de Borbón y Orleáns. 


7 de noviembre de 1948

La Escuela de Magisterio de Pamplona acoge este día, en el salón de actos de las Escuelas de San Francisco, la última lección del que hasta entonces fuera su director, Ramiro Aramburo, con motivo de su jubilación.
Se le brindó un homenaje, en forma de banquete, en el Hotel La Perla. En el transcurso de la comida se leyó un telegrama de adhesión al homenaje remitido por el claustro de profesores de la Escuela de Magisterio de Zaragoza.


26 de noviembre de 1948

Llega a Pamplona el coronel del Ejército del Aire don José Arturo Miller, agregado militar de la embajada de Estados Unidos en Madrid. Se alojó en la habitación nº 58 del hotel.


25 de marzo de 1949

Entre los clientes del hotel llegados este día se encuentra el señor Joseph F. Burt. Cónsul General de los Estados Unidos en Bilbao. Se alojó esa noche en la habitación nº 60.


14 de mayo de 1949

El diestro Cayetano Ordóñez Araujo, con 20 años de edad, se aloja esta noche en la habitación nº 26 del hotel.


4 de junio de 1949

Se aloja en la habitación nº 70 del hotel don José Macián Pérez, Gobernador Civil de Asturias.


9 de agosto de 1949

En las habitaciones 65 y 66 se aloja el director del Banco de España, don José Carbonell Trillo Figueroa.


1 de marzo de 1951

Este día el hotel cierra sus puertas al público para acometer una reforma importante. Permaneció cerrado hasta el 5 de julio de ese mismo año, que es cuando abre sus puertas con una nueva numeración en sus habitaciones y mostrándonos una imagen que es la que perdurará hasta el año 2005.


30 de octubre de 1952

A las once de la noche llega a Pamplona el Obispo de Gera y Auxiliar de Valencia, Jacinto Argaya Goicoechea, acompañado del Vicepresidente de la Diputación de Valencia, Manuel González, y de los diputados señores Miquel, Crespo y Mínguez, así como de los tenientes de alcalde del ayuntamiento valenciano señores Meléndez, Roda y Faus.
A su llegada a la capital navarra fueron obsequiados por el Ayuntamiento de Pamplona con una cena en el Hotel La Perla a la que asistieron el alcalde Javier Pueyo, el concejal Luis Arellano, así como el Vicepresidente de la Diputación Foral de Navarra, el diputado Juan Echandi, y el secretario José Uriz.


Junio de 1974

Se cierra el restaurante después de noventa y tres años de apertura al público. A partir de ese momento el hotel ofrece exclusivamente los servicios de alojamiento y desayuno.


1983

El Ayuntamiento de Pamplona compra este año el inmueble de la calle Mayor (esquina con calle Eslava) que durante muchas décadas –desde 1860- había acogido en sus bajos al conocido establecimiento de repostería “Hijos de U. Ataún”. El vendedor y último propietario del local, Jesús Ataún Roncal, pasó ese año a hospedarse en la habitación 105 del Hotel La Perla, en la que permaneció hasta el año 1993, que es cuando su mala salud aconsejó ingresarle en el hospital, primero, y en la Casa de Misericordia, después, en donde fallecería en 1994.
Jesús Ataún, famoso por sus regalices y por sus tortas de txantxigorri, fue uno de esos personajes especialmente popular que ha tenido Pamplona. En el Hotel La Perla encontró siempre esa familia de la que él carecía.


31 de julio de 1985

Fallece en el hotel don Rafael Moreno Erro, director y propietario de este establecimiento. Se da la curiosa circunstancia de que su abuelo Miguel Erro, fundador del hotel, falleció exactamente cien años antes, el 31 de julio de 1885.
Queda al frente del hotel su hijo Rafael Moreno Arocena, que ya venía ejerciendo la función de director.




9 de mayo de 2000


El Premio Nobel de Medicina (1998), Louis J. Ignarro, visita el hotel atraído por la vinculación de este establecimiento con la figura del Premio Nobel de Literatura, Ernest Hemingway. Ignarro había venido a Pamplona para dar en la Universidad de Navarra la II Lección Conmemorativa Eduardo Ortíz de Landázuri.
El investigador Louis J. Ignarro, en su visita al hotel, conoció la habitación 217, el hall y el comedor, estando acompañado en su visita por el director médico de la Clínica Universitaria y por un nutrido cortejo de representantes de la mencionada Clínica y de la Universidad de Navarra.


1 de octubre de 2000

Es esta una fecha histórica para el hotel. Después de algo más de 119 años la familia propietaria de este establecimiento pierde la propiedad total del mismo. Desde este día los nuevos propietarios son Rafael Moreno y la familia Alemán (propietarios del Hotel Maisonnave), quedando formalmente constituida la sociedad “La Perla Pamplona, S.L.”. Entre los objetivos de esta nueva sociedad figura un ambicioso proyecto de reforma del hotel tras la cual el establecimiento pasaría de tener la categoría de una estrella a tener cinco estrellas.


28 de diciembre de 2000

Los medios de comunicación se hacen eco del proyecto aprobado por el Ayuntamiento de Pamplona de construir un parking en la Plaza del Castillo, y peatonalizar ésta. El consistorio aprovechó la rueda de prensa para hacer pública la intención del Hotel La Perla de llevar a cabo una importante reforma, notificando además que una décima parte de las 600 plazas que tenga el parking quedarán reservadas para el nuevo hotel.

Este mismo día, con la colaboración del hotel, la cadena de televisión Canal 4 gastó la inocentada a sus telespectadores de hacerles creer que la popular cantante Madona, en ese momento de viaje de novios, llegaba esa noche a Pamplona para alojarse en la habitación 217 del Hotel La Perla, como en ocasiones anteriores lo hiciera el escritor norteamericano Ernest Hemingway.


Enero 2001

El proyecto de construcción de un parking subterráneo en la Plaza del Castillo da pie a una larga serie de movilizaciones vecinales en contra de este proyecto. Algunos colectivos acusaron al Ayuntamiento de plegarse a los intereses económicos del Hotel La Perla. Estas críticas se sucedieron durante los meses posteriores, y tuvieron su origen en el anuncio simultáneo de que “La Perla” se iba a reformar y de que se iba a hacer un parking subterráneo en la Plaza del Castillo.


10 de septiembre de 2001

Se aloja esta noche en el hotel, en la habitación 405, el arquitecto Rafael Moneo Vallés. Entre sus obras más recientes destacan el Kursal, de San Sebastián, y la ampliación del Museo del Prado, en Madrid. Obra suya, en ese momento, es en Pamplona el Archivo General de Navarra, reedificado sobre el antiguo palacio de Capitanía.


10 de diciembre de 2001

Las obras de construcción de un parking subterráneo en la Plaza del Castillo fuerzan al hotel a cerrar en este día sus puertas de forma temporal. El hotel se reabrió el 1 de mayo de 2002. Durante este tiempo a los trabajadores del hotel se les aplicó la regulación de empleo.


16 de noviembre de 2002

La prolongación de las obras del parking fuerzan un nuevo cierre del hotel desde este mismo día hasta su reapertura el 1 de abril de 2003.


15 de noviembre de 2003

Por tercer año consecutivo el hotel se ve obligado a cerrar sus puertas durante el invierno. La reapertura se produce el 1 de abril de 2004.


16 de diciembre de 2004

La sala Christie’s, de Nueva York, subasta una carta manuscrita (dos hojas) y un relato corto (5 hojas) escritas por Ernest Hemingway en el año 1924 en papel de carta con membrete del Hotel La Perla.
El relato, en tono humorístico, lleva por título “My Life in the Bull Ring with Donald Ogden Stewart” (“Mi vida en la Plaza de Toros con Donald Ogden Stewart”), y en él aborda la historia del percance que tuvo el escritor Donald Stewart cuando en una de las mañanas sanfermineras de 1924 fue alcanzado por una de las vacas emboladas en el coso pamplonés.
La noticia de la aparición de este relato, y la anécdota de que estuviese escrito en papel con membrete del Hotel La Perla, apareció en medios de comunicación de todo el mundo.


16 de febrero de 2005

Dentro del proceso de desalojo del hotel para acometer una reforma total, este día se retira el lienzo de gran tamaño que desde el año 1958 decoraba el hall del hotel. Fue pintado por un zaragozano de nombre, o apellido, Benedito (Venedito, o Benedicto), y reproducía el cuadro de Claudio Lorena, “Paisaje con bailarines”, que se exhibe en el Palacio Doria Pamphili, de Roma. El lienzo retirado del hotel fue preparado en los días previos para poder ser desmontado y restaurado.


1 de junio de 2005

El Hotel La Perla cierra sus puertas al público mientras las obreros inician en su interior las labores de derribo. A partir de este día se inicia un proceso de desalojo del mobiliario del edificio, retirada de la carpintería, desconexión de agua y electricidad, derribo de todos los tabiques, desmonte de la cubierta, y derribo progresivo de arriba hacia debajo de cada uno de los pisos, dejando únicamente en pie las fachadas con un armazón metálico que las sujetaba.
A finales de año se inicia la excavación en los sótanos después de haber desmontado un pequeño lienzo de muralla. Durante estos trabajos, bajo lo que fue el suelo del comedor, se encontró el esqueleto de una persona, de 1’50 metros de estatura, datado en el siglo VIII, enterrado mirando a la Meca. Los arqueólogos, con este hallazgo, situaban en ese espacio el límite septentrional de un antiguo cementerio musulmán que fue hallado unos años antes en la Plaza del Castillo durante la construcción del parking subterráneo.


15 de junio de 2007

Después de dos años de obras el establecimiento abre este día sus puertas con el nombre oficial de “Gran Hotel La Perla”, con la categoría de cinco estrellas, y con 44 habitaciones dotadas de todo tipo de servicios y comodidades.
En esta nueva etapa el hotel hace una apuesta fuerte por su propia historia, impregnando con ella la ambientación del nuevo establecimiento. Los salones llevan nombres como “Luis el Hutín”, “Rincón de la Sal”, “La Perla”, o “Don Juan de Borbón”. Y más de la mitad de las habitaciones están dedicadas a personajes relevantes, socialmente importantes, que en algún momento han pasado por este hotel.
En la planta baja de la calle Estafeta se recuperó durante algún tiempo para la ciudad el Restaurante Las Pocholas. Y desde los ventanales del restaurante con unas amplias cristaleras, dotadas de la seguridad necesaria, se puede ver el encierro de los toros a pie de calle.