Nuestra Historia


La Perla es un hotel, en el mismo centro de Pamplona. La Perla es también historia, la historia de una empresa, e historia viva de la ciudad.

Sobre este hotel se ha escrito mucho, se ha hecho un esfuerzo importante por rescatar su memoria, por darla a conocer, por ponerla en valor. Ciertamente se ha conseguido que sea un establecimiento con una fama, un prestigio y un peso histórico realmente considerable.

La reapertura del hotel en junio de 2007 tras dos años de reforma total se tradujo en la puesta en marcha de un establecimiento hotelero que hizo una apuesta fuerte por su propia historia y por su propio patrimonio. El lujo, el confort, la calidad, el buen servicio..., eran conceptos que se daban por hecho. La  historia, igual que pasa con su ubicación, era realmente su hecho diferencial; ningún otro hotel de la ciudad ni de un amplio entorno atesora un patrimonio material e inmaterial como el que tiene La Perla, y esto es realmente lo que le diferencia de todos los demás hoteles. El lujo, el confort, la calidad, son cosas que se pueden conseguir a base de dinero; la historia, sin embargo, no se puede comprar.



Es así como hemos querido ahora hacer accesible nuestra historia a quien desee conocerla, y lo hacemos a través de este blog, que contiene toda la historia de este establecimiento, al menos toda la que se ha podido llegar a rescatar. Y este trabajo, que siempre estará sin acabar pues aquí se hace historia cada día, es la mejor aportación que se puede hacer al hotel y a aquellas gentes que le dieron vida y que a día de hoy se la siguen dando.

Son tres siglos los que ha conocido hasta ahora, lo que le convierte en uno de los pocos hoteles que en España han tenido ese privilegio. Nació cuando los coches eran tirados a caballos, cuando las velas eran las que iluminaban los aposentos, cuando la ropa se lavaba en el río, cuando los desayunos se servían después de haber ordeñado a las vacas en la planta baja de la fonda, o cuando las aguadoras tenían que traer diariamente el agua sobre sus cabezas desde la fuente que había en el centro de la plaza.

Historia bonita y atractiva, en la que se entremezclan toreros, músicos, políticos, deportistas, reyes, actores, escritores, escultores y todo tipo de personajes. Todos han puesto su grano de arena, todos han  aportado lo suyo para que hoy podamos escribir el nombre del hotel con letras de oro.

 Fernando Hualde 
(Recepcionista - historiador del Gran Hotel La Perla)